Fenicios, hebreos y cabiros

Fenicios, hebreos y cabiros
Durante toda la historia de los fenicios (de 3200 años a.C. hasta siglos d.C.) había una palabra cananea de uso común: kabiri, también se pronunciaba habiri. Esta palabra fenicia dio origen a la palabra griega "cabiro" y a la palabra "hebreo" usada hoy en dia. En plural kabirim o habirim.
¿Quiénes eran los kabirim (hebreos) para los fenicios?
El término se usó en la vida cotidiana al menos de dos maneras:

1) Para nombrar a las personas que iban de un lado a otro. Hebreo o cabiro significaba aventurero, desarraigado, errante (Matesanz Gascón 2002), de igual manera se le llamó a las poblaciones nómadas y seminómadas. Entre los fenicios el término también fue aplicado a quienes se dedicaban al comercio y a la navegación, por su movilidad. Posiblemente a los colonos que iban a poblar otras tierras - por ejemplo personas que salían de Tiro para asentarse en España-.

2) Por extensión de la palabra, en algún momento de la historia, se le llamó cabiros o hebreos (kabirim) a los trabajadores que realizaban algún oficio incluyendo a los pescadores (Blázquez J.M. 2001).

Por lo tanto el término hebreo, entre los fenicios, se refería a una condición social (ambulante o trabajador) y no a un grupo étnico, religioso o regional. Para los fenicios había muchos grupos y personas que podían ser llamadas hebreas, es decir grupos y personas que iban de un lado a otro o grupos y personas que realizaban algún oficio. Podemos decir entonces que para los fenicios, este término se refería a trabajadores que eran parte de su población y su cultura.
(Nota: El término hebreo usado en el contexto de la realidad fenicia es diferente al aplicado en el contexto de las narraciones bíblicas. Es la misma palabra para diferentes conceptos. Ver más sobre hebreos). 

 LOS OCHO HERMANOS AVENTUREROS
Con el tiempo ocho kabirim (aventureros) fenicios se hicieron famosos. Existen varias leyendas sobre ocho hermanos hijos de Sidik (el justo) a quienes se atribuyen múltiples invenciones entre ellas los barcos, la navegación, descubrimiento de lugares desconocidos y fundación de ciudades. Posteriormente estos hombres ejemplares y legendarios fueron divinizados y se les construyeron templos. De hecho se pensaba que tenían poderes místicos. Inclusive al nombrarlos no se aplicaba el nombre genérico de aventureros sino como nombre propio: "los Aventureros", "los Kabirim". La leyenda de los Kabirim pasó, a los largo de los siglos, a los griegos y romanos sufriendo múltiples cambios y adecuaciones ahora con el nombre de "los Cabiros".
De entre las múltiples aventuras y leyendas que deben haber circulado por milenios sobre los Aventureros fenicios te presentamos una que ha sobrevivido a los tiempos: la leyenda de la fundación de la ciudad de Safi en Marruecos.

LEYENDAS FENICIAS
LAS AVENTURAS DE LOS HIJOS DE SIDIK EL JUSTO
LOS AVENTUREROS EN SAFI
UNA LEYENDA FENICIA DE LOS KABIRIM (Los Aventureros)
(Extracto del artículo de  Matesanz Gascón 2002).

El mito y las referencia a estos Kabirim o Cabiros es verdaderamente antiguo y circuló por el Mediterráneo por más de dos mil años. Inclusive la historia fue recuperada por el geógrafo ceutí Muhammad al-Hammudi, conocido por su étnico: Al-Idrisi (que vivió entre los siglos XI y XII d.C.)  Rescatándola de relatos que aún en esa época circulaban por Lisboa (1100 d.C.) 
El relato de las aventuras de estos hermanos:
«He aquí lo que sucedió: se reunieron en número de ocho, …. y después de haber construido un barco mercante, embarcaron en él agua y comestibles para una expedición de muchos meses, y se lanzaron al mar al primer soplo del viento Este. Después de haber navegado durante unos once días, llegaron a un mar en el que las ondas espesas exhalaban un olor fétido y ocultaban numerosos arrecifes que no eran visibles sino con dificultad. Temiendo perecer, cambiaron la dirección de las velas y corrieron al Sur durante doce días y llegaron a la isla de los Carneros, donde innumerables rebaños de carneros pacían sin pastor ni nadie que los guardara.»
«Habiendo bajado a tierra, encontraron una fuente de agua corriente, y cerca de ella una higuera silvestre. Cogieron y mataron algunos carneros, pero su carne era tan mala, que era imposible comerla, sólo guardaron las pieles, y navegaron doce días hacia el Sur y encontraron una isla que parecía habitada y cultivada; se aproximaron a ella para reconocerla, y poco tiempo después, se encontraron rodeados de barcas, hechos prisioneros y conducidos a una población situada sobre la costa. Entraron en una casa donde vieron hombres de gran estatura y de color rojo, que tenían poco pelo y llevaban el cabello largo y laso, y mujeres de una rara belleza.»
«Durante tres días, quedaron prisioneros en una de las habitaciones, pero al cuarto, vieron venir un hombre que hablaba el árabe, el cual les preguntó quiénes eran, por qué habían ido y cuál era su país. Contaron toda su aventura; este les dio buenas esperanzas y les hizo saber que era intérprete del rey. Al día siguiente fueron presentados al rey que les hizo las mismas preguntas, y al cual respondieron lo mismo que al intérprete: que se habían aventurado sobre el mar, a fin de saber lo que podía haber de extraordinario y curioso y para llegar a sus límites.»
«Cuando el rey los escuchó decir esto, se puso a reír y dijo al intérprete: ‘Explica a esas gentes, que mi padre, habiendo ordenado en otra época a algunos de sus esclavos embarcarse en ese mar, le recorrieron a lo ancho durante un mes, hasta que la claridad de los cielos faltó por completo y se vieron obligados a renunciar a esta vana empresa’. El rey ordenó además al intérprete asegurar a los Aventureros su gracia, a fin de que concibiesen de él buen concepto, lo que así se hizo. Volvieron después a su prisión y quedaron en ella, hasta que habiéndose levantado el viento del Oeste, se les tapó los ojos, se les hizo entrar en una barca y se les hizo bogar durante algún tiempo en el mar. ‘Corrimos, dicen, cerca de tres días y tres noches y llegamos después a tierra, donde desembarcamos, con las manos atadas detrás de la espalda, en una costa donde nos abandonaron.»
«Quedamos allí, hasta la salida del sol, en el más triste estado a causa de las ligaduras que nos oprimían fuertemente y nos incomodaban mucho; por último, habiendo oído ruido de voces, empezamos a lanzar gritos. Entonces, algunos habitantes de aquella comarca vinieron a donde estábamos, y encontrándonos en una situación tan triste, nos desataron y nos preguntaron algunas cosas, a las cuales respondimos contando nuestra aventura. Eran Bereberes. Uno de ellos nos dijo: ¿sabéis cuál es la distancia que os separa de vuestro país? Y al responderle negativamente, añadió: entre el punto donde os encontráis y vuestra patria hay dos meses de camino. El jefe de los Aventureros dijo entonces: Wa asafi. ‘He aquí por qué el nombre de este lugar es todavía Asafi. Es el puerto de que hemos hablado como siendo el más occidental del mundo.»

Al comentar esta leyenda el investigador Roberto Matezanz escribe:
 «Ese punto más occidental del mundo al que los Aventureros habrían dado nombre cuando salieron en su nave a buscar los límites del Océano, es la actual Safi, localizada en la costa occidental de Marruecos. Esta, como las costas ibéricas, fue pronto frecuentada y colonizada por los fenicios...» (Matesanz Gascón, 2002, p31).
Bibliografía:
1.- Roberto Matesanz Gascón. Departamento de historia Medieval. Universidad de Valladolid. ¿Dónde está la mitología fenicia? Al-Idrisi y los Aventureros de Lisboa. Gerión. Vol. 20.  Num 1 (2002.). ISSN: 0213-0181

2.- Blázquez J.M. Dioses, mitos y rituales de los semitas occidentales en la antigüedad. Ediciones Cristiandad. Madrid 2001. ISBN84-7057-439-6 pp 185-191



Estimado lector: gracias por enviar tu comentario. Los comentarios no aparecen en esta entrada de manera inmediata,  pueden tardar varias horas, debido a que pasan por un proceso de moderación. Todos los comentarios son recibidos excepto aquellos que contienen expresiones inadecuadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado lector: gracias por escribirnos. Los comentarios no aparecen en esta entrada de manera inmediata, pueden tardar varias horas, debido a que pasan por un proceso de moderación. Todos los comentarios son recibidos excepto aquellos que contienen expresiones inadecuadas. Si hiciste una PREGUNTA puedes encontrar la respuesta aquí en esta entrada o en la pestaña superior de FORO FENICIO: COMENTARIOS, OPINIONES Y PREGUNTAS.